Mundo Originario

Mundo Originario

Múltiples culturas rinden culto a la Naturaleza. Desde la Selva, hasta las Montañas, todos rinden su devoción a Madre Tierra.

 

Testimonio Ceremonia de Ayahuasca por Martin Rodriguez

18 de julio de 2009

Llega mi momento en el cual solo vamos a estar mi vida y yo cara a cara, contándonos nuestras vivencias, nuestros errores, nuestras virtudes, nuestras tristezas, como así también nuestras alegrías, no tengo miedo de encontrarme con viejas historias quizás tapadas por miedo o por cobardía vaya uno a saber porque, lo bueno es que estoy preparado para enfrentar toda mi historia.

        Una de las metas que tengo para mi experiencia espiritual es poder encontrarme con mi hijo LUCA poder charlar con el y preguntarle muchísimas cosas, pero por lo que mas me gustaría encontrarme con el es para poder volver a disfrutar un momento de padre a hijo como solíamos hacer en su momento, cuando nuestro lazo era de vida, ya con solo el echo de ver su carita que me llenaba de esperanza, de amor y de alegría me conformo.

Busque muchas maneras de encontrarme con mi hijo y existieron momentos que llegamos a un contacto, necesito algunas respuestas, necesito un ultimo abrazo.

Por otro lado voy a intentar  reconciliarme con mi padre, una persona muy difícil de entender que hace mucho tiempo siendo yo una personita de un año y medio indefenso se atrevió a dejarme sin importarle ni siquiera mi futuro, durante muchos años sentí mucho dolor, mucha impotencia, guarde muchas cosas en mi adentro y es el momento de decirlas de largarlas, de purgar esa bronca que me provocaba su nombre y su ser, hoy me siento dispuesto a perdonarlo sin casi ninguna explicación y agradecerle el haberme dejado una enseñanza tan grande como la de amar a un hijo siempre sin ningún tipo de barreras, sin dejarlo herido como el me dejo a mi, yo imagino que fue un error de su parte y que si el tendría la oportunidad de volver a nacer no volvería a hacer algo semejante, hoy estoy dispuesto a perdonar a todos los que me hicieron mal y así también  pedirle perdón a todos a los que yo pude haberles echo mal también.

Así como así llego el día de la verdad, hoy a las 22:00  hs. es la ceremonia de ayahuasca hoy me quiero enfrentar mas que nunca con mi vida, en este momento un millón de sensaciones serian pocas al lado de lo que siento, mucha ansiedad, estoy dispuesto a hacerlo ni siquiera una duda me abraza, todas preguntas son las que llevo y todas respuestas son las que espero.

Me despido por un rato para poder entrar ya en relajación absoluta, a próxima ves que este escribiendo en estas hojas va a ser contando mi experiencia mi objetivo es encontrar lo que busco hace mucho tiempo…

A la espera…

Y así comenzó mi experiencia…

Arranco la ceremonia de una manera muy hermosa, la tranquilidad abundaba en mi cuerpo, sentía a cada segundo una paz que  colmaba en todo mi ser, todos los participantes estábamos a la espera de llegar al contacto con la madre tierra, ninguno con desesperación ni miedo parecía como si todos nos conociéramos de toda la vida, de estar acostumbrado a juntarnos, como si alguna fuerza interior nos hubiera unido para este momento tan especial.

Al empezar la toma todos estábamos esperando el turno para ingerir la ayahuasca, hasta el momento que me llego el turno, una niña se acerco a mi con sus manos chiquitas agarrando una tacita pequeña, me dio la taza y pidiendo una mejoría y una cura de mi espíritu , de mi alma y de mi corazón lo tome sin dejar una gota en el recipiente.

El gusto no era muy agradable pero al pensar para que yo estaba ahí, ni siquiera di lugar a sentir eso, me apoye contra la pared con mis rodillas en el pecho y mi cabeza mirando mis manos.

Paso un tiempo que no puedo asegurar cuanto, pero al empezar a escuchar al chaman cantar sus icaros sentí como que mi cuerpo comenzó a flotar, como si fuera una pluma en el cielo flotando por el viento, en eso todo se me transformo en oscuridad por un momento y al pasar un rato dentro de esa oscuridad se formo un punto que no podía diferenciar el color exacto ya que cambiaba a cada segundo, el punto se fue transformando en una línea de luz colorida como queriendo esa línea separar en dos partes la oscuridad y así fue que la línea logro sepárala en dos partes, no se porque sentía muchísimo placer y en cada momento mi cuerpo se ponía mas liviano.

La oscuridad seguía separada en dos partes por esa línea tan hermosa de colores, mientras tanto los icaros seguían endulzando mis oídos llenando mi alma de alegría hasta que de un momento a otro la línea y la oscuridad se transformaron en un punto que giraba mezclando los colores, en ese momento sentí que tenia que abrir los ojos y eso es lo que hice, cuando volví a cerrarlos el punto multicolor seguía estando ahí para que yo lo apreciara sin cambiar de forma hasta que un momento veo que ese punto se frena se paraliza de repente y el punto comienza a agrandarse, yo apreciaba ese momento sin parar con paz interior con mucha esperanza, de repente el punto multicolor se empieza a separar en dos partes, una arriba y una para abajo formando un ojo también lleno de colores y rápidamente la imagen del ojo se aleja dejando a mi enfrente de un ave muy hermosa llena de colores brillantes mirándome parpadeando y tratando de hacerme ver mi entorno el lugar donde en ese momento yo estaba, el ave me seducía su colores y su brillantes eran hermosas, una obra de arte para mis ojos, cuando logro dejar de apreciar a esa ave que para mi fue la compañera de mi viaje, miro a mi alrededor haciéndole caso a sus ojos y me encuentro en la cima de una montaña muy pero muy alta una montaña color negro muy profundo, al pararme a mirar la montaña el ave se acercaba cada ves mas a mi sentía como que me estaba cuidando, en eso levanto la vista y miro al cielo y me encuentro que el cielo era extraño, no como el cielo que veía todos los días sino que los colores eran diferentes se formaba de líneas de 3 a 4 colores que se repetían (negro, rojo, naranja y amarillo) en ese momento el ave ya estaba encima de mis pies nunca sacándome la vista de mis ojos el cielo me ponía un poco miedoso pero al saber que estaba acompañado me sentía fuerte para enfrentar ese miedo que no era muy profundo pero estaba ahí.

Al rato de estar en esa situación vuelvo a sentir los icaros como si estarían cantando en mi oído y vuelvo de esa situación abro los ojos y comienzo a mirar mis manos, en primer lugar miro mi mano izquierda y cuando movía los dedos veía una estela de colores que quedaba suspendida en el aire de los mismos colores que el ave que me acompañaba supuse que estaba conmigo en todo momento y al juntar los movimientos con mi mano derecha los colores eran infinitos, sentía ganas de reír de alegría y de llorar de emoción por lo tanto en momentos llore en momentos reí sin dejar de disfrutar cada segundo de mi experiencia, los icaros estaban acompañados por unos instrumentos que no podía diferenciar sentía como que me pasaba agua por abajo del cuerpo como si estaría haciendo la plancha en un río con el mismo ruido y también escuchaba todo el tiempo ruidos a hojas sacudías por el viento y desprendiéndose de sus árboles, con los ojos abiertos levanto la vista y veo una luz en la pared con forma de serpiente pero no se arrastraba sino que parecía como embalsamada, no sentí nada de miedo todo lo contrario sentía unas ganas inmensas de pararme y poder aunque sea tocarla para ver si se movía, la tome como otra guardiana de mi experiencia, volví a cerrar los ojos y todo se convirtió en un tornado siempre lleno de colores y yo en el medio girando con esos colores, de mi cuerpo se desprendían hojas, mi sensación era que estaba dejando atrás malos momentos sentía que mi alma se estaba purgando en mi estomago podía sentir que algo se movía yo lo bautice como si tuviera una planta como si fuera el árbol de mi propia vida deshojándose de problemas y miedos que interferían en mi paz interior, ese árbol de vida me mostró las virtudes y los errores de mi vida provocándome tristeza y alegría al mismo tiempo.

Abría y cerraba los ojos seguidamente el perfume que se sentía en mi viaje siempre fue agradable eso me daba fuerzas para seguir adelante para saber que todo tiene una solución que si se busca se encuentra, que la paciencia es vital , que la armonía se logra con trabajo con luchar con los miedos con vencer a los miedos, hoy puedo decir que no le tengo miedo a la muerte, porque la vida es hermosa y lo que me quede por vivir lo voy a disfrutar siempre como si fuera el ultimo DIA, logre entender de que hoy yo soy el que estoy acá y que algunas de las personas que yo amo ya no lo están, pero que siempre hay una nueva oportunidad para volver a juntarse es solo cuestión de esperar y no provocar, hay dos personas que se que me esperan y que están siempre a mi lado, no siempre importa que las personas estén físicamente con nosotros sino que lo importante de todo es que siempre tengamos un lugar en el corazón para que ellos nos acompañen…

Esta es una parte de mi experiencia… lo demás lo guardo conmigo en un lugar muy profundo de mi corazón es algo que la misma ayahuasca me pidió que lo guarde y voy a cumplir con ese pedido…

Gracias ayahuasca me enriqueciste el alma, el corazón, me refrescaste los pensamientos me curaste algunas heridas…

Abierto a un nuevo llamado de la madre tierra de la madre ayahuasca..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *